La máquina de la soledad

“El futuro de los museos está adentro de nuestras casas”
Orham Pamuk

La Máquina de la Soledad es una investigación-homenaje al objeto-carta y al correo postal. La Máquina es un libro de memorias puesto en escena con teatro de objetos documental. Es un espacio vulnerable creado con la recuperación de historias de vida por entre poblaciones de México y España.

Descomponemos y trabajamos con el imaginario del escritorio con lo que denominamos Poéticas del mueble, la idea del mueble como micro-escenario y como maquinaria de la introspección. El escritorio es el lugar desde el cual el yo enciende la máquina de su propia soledad proyectada en la escritura hacia el otro.

La máquina de la soledad está hecha de una tecnología precaria, diminuta, invisible, que se activa cada vez que hay tinta entre las manos y de frente un papel sobre el que trazar un mapa textual de los afectos. Nos inspiramos en el pensamiento de que “no decimos lo mismo cuando hablamos que cuando escribimos”, de que “cuando le escribimos al otro también nos estamos escribiendo a nosotros mismos”. De ahí que las cartas sean un documento que visibilice y recupere la línea de maduración de la subjetividad de un individuo,  diario de registro de los sucesos y las emociones de una persona en relación a otras. Tomamos el escritorio como metáfora del espacio material sobre el cual el sujeto crea su pequeña máquina en el tiempo llamada carta: un dispositivo interior plasmado en el papel avión  que oscila entre expectativas cronológicas, una escritura en el presente que será leída en un futuro y reconstruye el pasado del yo que escribió dentro de su propia máquina de la soledad.

Esta pieza se transforma según sus itinerarios y las personas encontradas a lo largo de los caminos. La máquina es un acumulador de sucesos en múltiples formatos (textos, videos, fotos, documentos, entrevistas, testimonios) que nosotros traducimos a la pequeña escala y hacia la atención que merece la vejez de la materia, en este caso del campo de fuerzas del objeto-carta. Escribanos, carteros, correspondencias encontradas, artilugios obsolescentes.

Si tienes una historia que contarnos entra en nuestro archivo de memorias y déjanosla allí.

Documento que trascienda

Este proyecto tiene como gran objetivo generar algún documento, que tenga la facilidad de reproducirse y circular en alguno de estos formatos: video documental, libro, o conferencia poético-pedagógica video-grabada y/o presencial, con el fin de llegar a distintos sitios, asociaciones o programas de recuperación de la memoria del Correo Postal.  Idealmente nos gustaría que La máquina de la soledad se convirtiera en un vehículo de comunicación entre generaciones: contarle a las nuevas generaciones que ya no practicaron esta forma de comunicación, acerca de la poesía que la rodeaba. Tocar la orilla de cuando lo más antiguo se hace nuevo una y otra vez. Pensamos que el teatro documental tratado en este caso con objetos, puede constituir un recurso alternativo de búsqueda, un dispositivo para encontrar otras formas de contar e investigar la Historia como parte de las Humanidades Emergentes.

Creación, realización e interpretación: Shaday Larios y Jomi Oligor

Una coproducción de:

logos coproductores

Con la colaboración de:

Logo_maquina

Agradecimientos a: Los escribanos Edit, Elvira y Lourdes, a Manuel y Elisa, a Javier y su mamá, a David y Anita, a Ivan Puig, a Marcela Armas, a David Continente, a Catalina Juárez, a Iazua Larios, a Rober, a Raquel, a Claudio y Charo, a Anselmo y María, a Lirio y Martí, a Los Calandria, a Dalia Huerta y a Bindu, a Xabi Bobés, a Jordi Fondevila, a Jordá Ferré, al Rinoceronte Enamorado, a Cabo San Roque y a todas las personas anónimas que de algún modo han acabado entre los cajones y cajitas de la máquina de la soledad.